miércoles, 2 de abril de 2014

The Real Rosie the Riveter Project

Rosie the Riveter ('Rosie, la remachadora') es un ícono cultural de Estados Unidos que representa a las mujeres de ese país que trabajaban en fábricas durante la Segunda Guerra Mundial, muchas de ellas produciendo municiones y suministros bélicos. A veces, estas mujeres aceptaban empleos totalmente nuevos, reemplazando a los hombres que estaban combatiendo en la guerra. El personaje de Rosie es considerado como un ícono feminista en Estados Unidos.
El poster apareció en 1942, llamando a las mujeres norteamericanas a trabajar en las industrias de municines e industrias pesadas para ayudar en la guerra.

El concepto de «Rosie the Riveter» apareció por primera vez en 1942. Aunque las «Rosies» de la vida real se encargaban de las labores dominadas por los hombres durante la Segunda Guerra Mundial, éstas esperaban volver a sus actividades hogareñas cuando sus maridos regresaran del combate. La mayoría de ellas optó por retomar su rol como ama de casa, sin embargo, varias consiguieron empleos tradicionales y otras continuaron trabajando en fábricas.
Rosie the Riveter

Para reivindicar el trabajo y el papel transformador que tuvieron estas mujeres, nació The Real Rosie the Riveter Project. Un proyector que a través de una serie de entrevistas a las protagonistas de esta época, reivindica el papel que tuvieron estas mujeres, como pioneras y como semilla del cambio para la incorporación de la mujer en el trabajo no doméstico.



The Real Rosie the Riveter Project

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial más de seis millones de mujeres se incorporaron al mundo laboral. Muchas fueron contratadas para los puestos que tenían hasta ese momento categoría de "trabajos de hombres" en las industrias básicas: automóviles, construcción naval , fabricación de aeronaves, fabricación de equipos eléctricos y transporte.



En los momentos álgidos de la industria bélica, las mujeres llegaron a constituir entre un tercio y la mitad de los trabajadores de muchas industrias básicas. Algunos historiadores han llamado a este cambio “transformador”. Ya que se pasó de la oposición a la contratación de las trabajadoras a la expansión masiva de la fuerza de trabajo femenina en la segunda mitad del siglo XX.

 
Una "Rosie" Trabajando en un bombardero A-31 Vengeance en Nashville, Tennessee (1943)

Sin embargo, una mirada más cercana a la evidencia indica que la Segunda Guerra Mundial nunca legitimó plenamente la incorporación de la mujer al mercado de trabajo. Las mujeres eran vistas como en la fuerza laboral, con carácter temporal, mientras durara la situación de emergencia nacional.

Las ayudas sociales y centros de atención a la conciliación (como guarderías) que tendrían que haberse establecido para que la mujer se incorporara de manera plena al mercado laboral, nunca se pusieron en marcha.



Los empresarios y muchos sindicatos, asumieron que cuando los hombres regresaban a casa desde el servicio, reclamarían sus puestos de trabajo y las mujeres volverían a la esfera doméstica.

Estas expectativas se vieron reforzadas por el recuerdo de la Gran Depresión (responsables políticos, dirigentes sindicales , y los hombres de negocios pensaron que de continuar las mujeres con estos trabajos, el desempleo masculino podría convertirse en un problema, y era necesario que los cabeza de familia tuvieran la seguridad que podían regresar a sus puestos de trabajo después de la guerra).



 Así pues, al final de la guerra de la gran mayoría de las “Rosies” se vieron obligadas a abandonar sus puestos de trabajo de producción en tiempos de guerra . Muchas encontraron otro trabajo , la mayoría en los trabajos femeninos tradicionales. Otros casaron y criaron a sus familias.




Spargel Productions y Tamiment Library de la Universidad de Nueva York están colaborando en un proyecto para documentar las historias de “Rosie la remachadora” . Estas historias orales fueron creadas en video digital y partes de ellas se utilizarán en la próxima Spargel Producción de proyectos nuevos medios de comunicación "The Girl With The Rivet Gun. "


La mayoría son historias de vida completas que describen la historia temprana de la familia, la educación, experiencias laborales anteriores a la guerra, el trabajo en tiempos de guerra, y la vida después de la Segunda Guerra Mundial.

Como era de esperar, un panorama complejo que emerge de estas entrevistas. Mirando hacia atrás a los narradores encontraron su experiencia de trabajo en tiempos de guerra transformadora. Cambió la forma en que se vieron a sí mismas, inculcando confianza, lo que lleva a cuestionar la idea de las esferas separadas y proporcionan un sentido de orgullo y logro que permaneció con ellas durante toda su vida.

 Esta puede ser una de las razones por las que la mayoría de estas “Rosies” continuaron trabajando fuera del hogar. Muchas se fueron a la universidad y la escuela de posgrado, y han tenido carreras muy interesantes.

Las mujeres afroamericanas enfrentan retos particulares a la discriminación racial. Clase, etnia y orientación sexual también definen el tiempo de guerra y las experiencias de la posguerra de muchas de las “Rosies” .

 
Mujer trabajando dentro de un cilindro en una fábrica de armamento

Para llevar a cabo este proyecto ha sido necesario recurrir a la literatura histórica existente sobre “Rosie la remachadora”, lo cual ha abierto muchos temas de debate, que se representan en las múltiples entrevistas. Entre los más recurrentes: 


·         Las transiciones de la finca rural a la factoría

·         Las relaciones con los supervisores

·         Las relaciones y la discriminación en el trabajo de género

·         El desarrollo de nuevos patrones de segregación ocupacional

·         Sexo tipificación de puestos de trabajo durante la guerra

·         Las imágenes de la feminidad en las fábricas de guerra

·         Igualdad de salarios

·         Las ambigüedades en la clasificación de puestos como las definiciones de género se vuelven maleables

·         Experiencias sindicales

·         Papel de las mujeres en el movimiento sindical

·         Las ideas sobre la antigüedad y aspiraciones de empleos permanentes

·         Cómo las experiencias varían entre industrias y lugares de trabajo

·         Los roles familiares

·         El ideal de continuación de la domesticidad

·         Los temas de cuidado de niños y las tareas domésticas - el "doble día "

·         Las relaciones raciales

·         La orientación sexual y la experiencia laboral

·         Conseguir el gasto y el consumismo

·         Conflictos y alojamiento como retornos de segregación sexual antes de la guerra

·         La respuesta a la pérdida de sus puestos de trabajo al final de la guerra

·         Experiencias; la mayoría de estas “Rosies” continuaron trabajando después de la guerra.


Para saber más: 



Curiosidades:

La joven Geraldine Hoff que inspiró el poster "We can do il", y años después posando con el cartel
Rose Will Monroe, apareció en una película promocional de ese mismo año sobre las mujeres en las fábricas y fue, por un tiempo, el más ejemplo más conocido de "Rosie".
Rose W. Monroe


Rosie the Riveter una de las modelos más imitadas:



1 comentario:

Eva Macià dijo...

Un póster genial i súper identicatiu amb la dona. Quin luxe poder-ne ser la ispiradora!! un petó!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...