domingo, 20 de noviembre de 2016

¿Donde estan las mujeres en los museos de Lleida?



Después de casi un mes de silencio, vuelvo con las pilas cargadas y la pluma afilada. Este fin de semana he participado en las IV Jornades d’Estudis del Segrià, donde investigadores y estudiosos exponían en cápsulas de diez minutos los ejes principales de sus investigaciones centradas en la comarca del Segriá.



Mi investigación ha girado en torno a la presencia de las mujeres en los museos de la ciudad de Lleida financiados con fondos públicos. Partiendo de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, concretamente del artículo 26. La igualdad en el ámbito de la creación i producción artística e intelectual, he querido comprobar en que mesura se aplica la ley en los centros museísticos de la ciudad.

Echamos la vista atrás y vayamos primero a los orígenes… Cuando a finales del siglo XVIII nace la Historia del Arte como disciplina académica, se construye “una” historia del arte que responde a un contexto cultural y a una jerarquía de valores androcéntricos y patriarcales del momento. Esta historia del arte recoge la creatividad, el gusto, el talento y la teorización masculina. Y deja a un lado el arte creado por mujeres, por otras etnias y culturas, que en el mejor de los casos las catalogará como artesanía. 


A partir de los años 60 con la aparición del movimiento feminista, se empieza a modificar tímidamente esta teoría y práctica en los museos. Pero en los años 80, las Guerrilla Girls todavía se preguntaban si las mujeres teníamos que estar desnudas para entrar en los museos… analizando las obras expuestas en el Metropolitan Museum de Nueva York, denunciaban que el 85% de los desnudos eran femeninos, mientras que solo el 5% de los artistas expuestos eran mujeres.

El 2007 se aprueba en España la Ley Organica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Casi diez años después, he querido comprobar en qué medida se ha implantado en los museos que reciben financiación pública, que son el Museu de Lleida Comarcal i Diocesà, el Museu Jaume Morera, y el Centre d’Art la Panera. Con esta ley la administración convoca a respetar la constitución en materia de igualdad de género y obliga a establecer los medios necesarios para su cumplimiento:

LO 3/2007, de 22 de marzo:


Capítulo II Acción administrativa para la igualdad


Artículo 26. La igualdad en el ámbito de la creación y producción artística e intelectual.

1. Las autoridades públicas, en el ámbito de sus competencias, velarán por hacer efectivo el principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en todo lo concerniente a la creación y producción artística e intelectual y a la difusión de la misma.

2. Los distintos organismos, agencias, entes y demás estructuras de las administraciones públicas que de modo directo o indirecto configuren el sistema de gestión cultural, desarrollarán las siguientes actuaciones:

a) Adoptar iniciativas destinadas a favorecer la promoción específica de las mujeres en la cultura y a combatir su discriminación estructural y/o difusa.

b) Políticas activas de ayuda a la creación y producción artística e intelectual de autoría femenina, traducidas en incentivos de naturaleza económica, con el objeto de crear las condiciones para que se produzca una efectiva igualdad de oportunidades.

c) Promover la presencia equilibrada de mujeres y hombres en la oferta artística y cultural pública.

d) Que se respete y se garantice la representación equilibrada en los distintos órganos consultivos, científicos y de decisión existentes en el organigrama artístico y cultural.

e) Adoptar medidas de acción positiva a la creación y producción artística e intelectual de las mujeres, propiciando el intercambio cultural, intelectual y artístico, tanto nacional como internacional, y la suscripción de convenios con los organismos competentes.

f) En general y al amparo del artículo 11 de la presente Ley, todas las acciones positivas necesarias para corregir las situaciones de desigualdad en la producción y creación intelectual artística y cultural de las mujeres.


De la información recogida, se desprende que ninguno de los museos de Lleida tiene un programa específico para cuestiones de género. Aunque cabe destacar que dentro de sus protocolos y objetivos como institución y de manera natural buscan establecer un equilibrio entre mujeres y hombres artistas. 

En cuanto a las políticas activas de ayuda a la creación y producción artística e intelectual de autoría femenina, a que se refiere el artículo citado, nos encontramos que actualmente no existen becas específicas ni premios para mujeres creadoras en ningún museo de la ciudad. Es de justicia aclarar en este sentido, que tampoco existen otros tipos de premios. Desde hace unos años, y por una cuestión puramente económica los premios de los museos como la Medalla Jaume Morera o el Premi Leandre Cristofol, ya no se convocan.

La presencia de mujeres artistas en los fondos de los museos de Lleida es muy dispar, des de el 0% de mujeres documentadas hasta casi en 50% en otros.
Y aunque la mayoría del personal que trabaja en el ámbito cultural de la ciudad sean mujeres, cabe destacar que principalmente ocupan puestos de trabajo base o intermedios, y que los puestos de dirección están ocupados por hombres, lo mismo sucede a nivel nacional e internacional. Aunque tenemos la excepción que confirma la regla, el Centre d’Art la Panera, ha estado dirigido des de su fundación por mujeres, primero por Gloria Picazo y su sucesora será Celia del Diego.


Y anque ninguno de los museos cumpla la ley al 100%, vale la pena destacar la voluntad de incorporar la perspectiva de género de manera natural en el funcionamiento de todas estas instituciones.


Para saber más:










lunes, 10 de octubre de 2016

Elle Maillart, la viajera incansable

Vagabundear entre las estanterias de una biblioteca pública es siempre una actividad agradable, más cuando la biblioteca se encuentra en un edificio emblemático com es el caso de la Biblioteca Pública de Lleida...lo mejor es dejarse sorprender por lo que encuentras de manera casual, y fue así como descubri la apasionante historia de Ella Maillart. En la última entrada recomende un libro suyo, El camino cruel, donde relatava el viaje que la llevó de Suiza a Kabul en 1939 acompañada de Annemarie Schwarzenbach. Pero ¿quien fue Ella Maillart? estirando del hilo descubrí a una deportista, viajera y fotografa con una vida apasionante...

Ella Maillart

Ella Maillart nació en Ginebra, su madre deportista, y quizá vino su atracción por los deportes des de muy joven. En 1913 la familia se trasladó a Creux de GenthodGenthod, a orillas del lago Lemán, y allí conoció a Hermine Saussure, con la que compartiria amistad, deportes y aventuras. Junto con Hermine empezó a practicar vela y esquí. Con tan solo 16 años fundó el primer Club de Hockey sobre hierba de la zona francófona de Suiza, el Champel Hockey Club.


Foto del Champel Hockey Club, a la derecha Ella Maillart

Su amiga Miette compro un yate de 21m de eslora, con el que iniciaron una aventura, seguir los pasos de Ulises, de manera que formaron un equipo de 4(chicas) y se dirigieron a Corcega, Cerdeña y Sicilia. Pero Miette cayo enferma y tuvo que abandonar la aventura. Poco después se caso con el arqueologo francés Henry Seyrig, y ya no volvió a navegar. Con lo que el sueño de Ella de vivir en el mar se esfumó. Pero su experiencia le sirvió para participar como representante de Suiza en las regatas de los Juegos Olímpicos de París en 1924, fue la única mujer de 17 paises que competían y la más joven. De todas sus vivencias en el mar años más tarde escribió un libro, como decía ella eran vivencias de un "nomada a flote": Gitana a flote, vagabunda del mar.

La tripulación del Atalante, un antiguo barco piloto modificado por Ella y transformado en una yola.
Depués de esta experienza realizará trabajos bien dispares como mecanógrafa, viajante de comercio, modelo de escultura, y tambíen como actriz, en 1929, trabaja como especialista en escenas de esquí para peliculas rudadas en Mürren. Entre 1931-32 será la capitana del equipo de Hockey femenino suizo. Como miembro del equipo suizo de esquí, defendió a su país en los cuatro primeros campeonatos del mundo de esquí alpino de 1931 a 1934. 

Ella y la esquiadora Roslï Streiff en el Campeonato Mundial de Esquí ens Innsbruck (1933)

Durante su estancia en Berlín en 1929, entra en contacto con emigrados rusos y se le ocurre la idea de escribir artículos de prensa sobre la juventud en Rusia y el cine ruso. La viuda de Jack London le ayuda económicamente para viajar a Moscú. Allí se alojará con la Condesa Tolstoy, y conocerá al director de cine Vsévolod Pudovkin. Viajará al Cáucaso con un grupo de estudiantes y descubrirá el valle oculto de Svanetia. Regresará a Europa a través del Mar Negro y Crimea. A su llegada a París, el editor Charles Fasquelle le pide que escriba un libro sobre su viaje: Parmi la jeunesse russe (1932), su publicación provocó un gran escando en Ginebra, pero le permitió ganar su primer cheque como escritora, nada menos que seis mil francos, que le abriron las puertas a la libertad.

Ella en Turtköl, Uzbekistan (1932)

Junto con dos parejas que conoció en Moscú viaja al Turquestán ruso y hacia el Tien Shan (Las montañas celestiales), allí descubrirá los pueblos kirguises, kazajos y uzbekos. Siempre en dirección al este, cruza la zona del Taklamakan, llegando hasta el desierto de China. Decide volver por su cuenta viajando a través de las repúblicas soviéticas del sur, una zona conflictiva a conseqüencia de las revueltas musulmanas duramente reprimidas por el ejercito soviético. Ella viaja evitando los puestos fronterizos peligrosos. Su hazaña se convierte en una primicia y es ampliamente reconocida por los medios, ya que consigue llegar a Paris cargada con numeros rollos de película y sus libros de notas. Con todo este material escribe Des Montes Celestes aux Sables Rouges, que será traducido al inglés como Trukestan Solo. 



La editorial Le petit Parisien, especializada en lugares remotes, encara a el un artículo a Ella, y la envia a China, a la Manchuria ocupada por los japoneses. En su camino coincide con Peter Fleming, un reputado periodista de The Times, y emprenden el viaje juntos para descubrir el Turkestan chino. En 1935 salen de Pekin con un visado para llegar hasta la región del Koko Nor. A partir de esa zona evitan las rutas vigiladas por los militares o fronterizas y se dirigen hacia las regiones remotas. Después de cruzar la meseta de Sinkiang, siguen la ruta de la seda hasta llegar a Pamir. Siete meses después de salir de Pekín llegan a Srinagar (Cachemira) con una coleccion impresionante de fotografies y notas. 

Ella enseñando un libro donde aparecen camellos. Región de Koko Nor (1935)
El viaje prohibido (1936) recoge todo este viaje y es todo un éxito. Ahora ya tiene dinero para seguir viajando libremente, pero hasta 1939 seguirá viajando (Turquía, India, Afanistan, Iran...) y enviando articulos para Le Petit Parisien. al mismo tiempo inicia una gira por Europa, donde pronuncia conferencias sobre sus viajes. 
Ella reportera para Le Petit Parisien
En 1939 inicia un viaje junto con Annemarie Schwarzenbach, en un intento de desengarchar a su amiga de las drogas, la lleva a los paises que había visitado años antes, recogió este viaje en su libro El camino cruel:

"...Un par de cosas que he aprendido sobre el tormento moral que Chistina (Annemarie Schwarzenbach) estaba pasando, es que el hambre o la porbreza pueden ser menos aterradores que el sufrimiento mental y la angustia..."

Durante la Segunda Guerra Mundial, Ella se instala en la India donde sobrevive de sus rentas. Y a su regreso a Europa, se instala en Chandolin en los Alpes suizos. En 1951, viaja a Nepal que acaba de abrir sus fronteras y escribe el libro El país de los sherpas. Durante los años siguientes organizará viajes turísticos a diferentes paises de Asia.

Ella en su casa de Chandolin

En 1889 el Museo Eliseo de Lausana, donde ella deposita todos sus negativos, le organiza la primera retrospectiva de su vida y su obra, será una exposición itinenrante que viajará a varios paises de Europa. En 1991 se publica La vida immediata, una recopilación de 200 fotografías de interés documental. Murió en Chandolin en 1997.

(Fuente: EllaMaillart.ch)








martes, 27 de septiembre de 2016

Ella Maillart: El camino cruel

A punto de empezar la Segunda Guerra Mundial, dos mujeres se embarcan en un largo viaje des de Suiza hasta Afganistan. El camino cruel relata este viaje narrado por una de las protagonistas.



Ella Maillart aventurera y deportista, junto con Annemarie Schwarzenbach filósofa y arqueóloga, son las protagonistas de esta aventura. Todo empezó en Zúrich en 1939, un largo viaje que paso por la cordillera Póntica, Bala Murghab, Turquestán y por fin a Kabul.


Maillart escribió: “Mis verdaderos propósitos, a fin de cuentas, eran adquirir el dominio de mí misma y salvar de sí misma a mi compañera”. Annemarie Schwarzenbach era adicta a la morfina, para dejar su adicción había pasado por numerosas clínicas de desintoxicación. Pocos años después se publicó el libro que Maillart dedicó a Schwarzenbach, que había muerto a causa de un accidente.


El camino cruel es un libro especial, emocionante, imposible de vivir ahora: resulta impensable ese viaje de dos mujeres solas por Turquía, Persia y Afganistán, fotografiando, describiendo etapas del camino, durmiendo a la intemperie, relacionándose con sus habitantes. Era junio de 1939, los albores de la Segunda Guerra Mundial.


El camino cruel dice de lugares, de historias, tradiciones y de otros viajeros, como Alejandro Magno. Está la arquitectura y las comidas y la relación de amistad entre ellas y entre aquellos que se cruzaron en su camino, cónsules, comerciantes, funcionarios, nómadas…

Fuente: Las que saben vivir bien (El Pais. Cultural)