lunes, 9 de junio de 2014

Mujeres en la II Guerra Mundial: Las francotiradoras y las Brujas de la Noche

La semana pasada, a raiz de la commemoración del Desembarco de Normandia, dedicamos una entrada a las mujeres norteamericanas que participaron en la continda des de diferentes àmbitos. No fueron las únicas, en Rusia, las mujeres fueron un elemento clave durante el conflicto bélico. Descubre su rol, y te sorprenderas!
Las francotiradoras
La palabra francotirador es un calco de la empleada en francés franc-tireur. En su primera acepción encontramos que es el combatiente que no pertenece al ejército regular, en su segunda acepción se define como: la persona aislada que apostada ataca con armas de fuego. 

Los orígenes del empleo de francotiradores se remontan en la historia a la fecha de 1640 cuando un avispado inglés unió un rudimentario, telescopio a su mosquetón. Sin embargo no encontramos su aplicación práctica hasta la guerra de independencia de los Estados Unidos dónde la unidad de Fusileros de Morgan procedente de Kentucky causo numerosas bajas entre las filas británicas. En la vieja Europa el empleo de tropas francotiradoras se remonta a 1870 fecha en la que los franceses potenciaron el empleo de tiradores de élite en su enfrentamiento con Prusia. 

La guerra de trincheras de la Primera Guerra Mundial supuso un excelente caldo de cultivo para el empleo de francotiradores obligando a permanecer al adversario tras la misma si quería conservar su vida. Durante el conflicto bélico de la Segunda Guerra Mundial solemos pasar por alto la figura de los francotiradores, agazapados en sus escondites fijaban el blanco con gran temple, disparaban y a continuación desaparecían sin dejar rastro. El arte del francotirador contrariamente a lo que se piense no consiste solo en la habilidad de abatir a sus presas, aunque este sea su principio rector, cuenta con el factor del buen uso del camuflaje, de realizar el disparo sin revelar la posición en la que se encuentra escondido, posee también sus propias técnicas para provocar la reacción de pánico en el frente o para atraer a más blancos, una táctica muy utilizada por los francotiradores soviéticos, en el frente oriental consistía en herir algún alemán que desprotegido constituía un blanco fácil, una vez inmovilizado, sus compañeros acudían a socorrerlo tratando de quitarlo de la zona de acción del francotirador, momento que este aprovechaba para causar más bajas. Sin embargo, la cantidad de bajas sufridas por Rusia,dio lugar a que varias mujeres fueron colocadas como francotiradoras en los frentes. Los soviéticos descubrieron que el puesto de francotiradores se ajustaba bien para las mujeres, dado que eran pacientes, pequeñas por naturaleza y con una condición aeróbica mayor, de tal manera que evitaban usarlas en combate cuerpo a cuerpo.

Nina Alexeyevna Lobkovskaya

Sirvió como francotiradora en El Ejército Rojo de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial, alcanzando el rango de teniente. Fue la mayor de cinco hermanos. Creció en Siberia, aunque pronto se mudó a Tajikistán debido al delicado estado de salud de su padre, quien se alistó en el Ejército Rojo en 1942, antes de morir en la batalla de Voronezh en octubre del mismo año. A la edad de 17 años Lobkovskaya fue una de las 300 mujeres enviadas a Veshnyaki para entrenarse como francotiradora. Desde febrero de 1945 hasta el final de la guerra, Lobkovskaya comandó una compañía de francotiradoras que participó en la Batalla de Berlín. Su desempeño como francotiradora resultó en al menos 89 bajas enemigas durante la Segunda Guerra Mundial.




Natalia Kovshova 

Nacio el 26 de noviembre de 1920  Ufá , Rusia , fue una francotiradora soviética del Ejército Rojo que participo en la Segunda Guerra Mundial . En equipo con su mejor amiga María Polivanov , fue responsable de la muerte de más de 300 soldados y oficiales enemigos entre 1941 y 1942, antes de morir heroicamente durante una contraofensiva alemana . Por ello, fueron condecoradas con la Estrella de Oro de Heroínas de la Unión Soviética a título póstumo y se las recuerda entre los mejores francotiradores de la historia. Desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Natalia se enroló en el Ejército Rojo. Así combatir la Defensa de Moscú a partir de octubre de 1941, adscrita a la 3 ª División Comunista de Infantería. En enero de 1942, pasó al 528 º Regimiento de la 130 ª División de Infantería,  Ejército de Choque, Frente del Noroeste.

Natalia Kovshova (izquierda) y Maria Polivanov (derecha)
Maria Polivanov
Maria nació en la Provincia de Tula el 14 de octubre de 1922 a Alexinsky ( Tula ,Rusia ) y caída en combate en 1942 cerca de Sutoky ( Nóvgorod , Rusia), hija de una familia de clase trabajadora. Estudió Educación Secundaria antes de ponerse a trabajar en un instituto de investigación de Moscú. Fue una francotiradora soviética del Ejército Rojo que participó en la Segunda Guerra Mundial .


Roza Shanina

 Nacida el 3 de abril de1924 en Yed'ma (Rusia) y muerta en combate el 28 de enero de 1945 cerca de Vilna, fue una francotiradora soviética del Ejército Rojo que participó en la Segunda Guerra Mundial en la llamada Gran Guerra Patria. Fue responsable de la baja de cincuenta y cuatro soldados enemigos, doce de ellos francotiradores durante la batalla de Vilna(1944). Luego de asistir al "Colegio de Entrenamiento de Maestros de Arjángelsk", fue mentor en una guardería. Se enroló voluntariamente en Vsevobuch y más tarde en la "Academia Central de Mujeres Francotiradoras" en Podolsk. El 22 de junio de 1943, Shanina se alista en el Ejército Rojo y el 2 de abril de 1944, se une a la 184ª División de Rifleros, donde se perfeccionó como mujer francotiradora. Es galardonada con la Orden de la Gloria el 18 de junio y nuevamente el 22 de septiembre de 1944. Cuando debía replegarse, por orden del comandante del batallón, Shanina replicaba siempre "Retornaré a la batalla". Ese dicho, más tarde, dio nombre al libro Retornando a la Batalla de Nikolai Zhuravlyov. El 12 de diciembre de 1944 Roza fue baleada en un hombro, y el 27 de diciembre de 1944 fue galardonada con la Medalla al Valor entre las primeras mujeres francotiradoras.



Lyudmila Pavlichenko

Pavlichenko nació en la localidad Ucrania de Bila Tserkva el 12 de julio de 1916, se trasladó con su familia a Kiev a la edad de catorce años. Allí, mientras trabajaba como obrera en una fábrica, se incorporó a un club de tiro, convirtiéndose en francotiradora.En 1937, como estudiante de la Universidad de Kiev defendió con éxito su tesis sobre Bogdan Jmelnytsky. La francotiradora solitaria más mortífera de todas sería Lyudmila Pavlichenko quien acumularía, confirmadas, 309 muertes, entre estas la de un general de campo alemán. Uno de sus modos de operación más eficiente era el de aprovechar su poco peso para ocultarse en las copas de los árboles, buscar un claro, y controlar las rutas de abastecimiento utilizadas por los alemanes. Con el tiempo, su habilidad se haría muy famosa entre las líneas aliadas y del eje. La soldado Pavlichenko luchó aproximadamente dos meses y medio cerca de Odesa, donde consiguió 187 muertes. Cuando los Alemanes obtuvieron el control de la zona, su unidad fue retirada para ser enviada a servir en el cerco de Sevastopol, en la Península de Crimea. 

En Mayo de 1942, la Teniente Pavlichenko fue mencionada por el Consejo del Ejército Soviético del Sur debido a sus 257 alemanes abatidos. Su total de muertes confirmadas durante la Segunda Guerra Mundial fue de 309, incluyendo a 36 francotiradores enemigos. Pavlichenko encontró el cuaderno de bitácora de uno de los francotiradores alemanes que había abatido. Éste había quitado las vida a más de 500 soldados soviéticos. En Junio de 1942, Pavlichenko fue herida por fuego de mortero. Dada su condición de heroína, fue retirada del frente menos de un mes después de recuperarse de sus heridas. 

Fue enviada a Canadá y los Estados Unidos para una visita de propaganda, y se convirtió en el primer ciudadano soviético en ser recibido por un Presidente de los Estados Unidos. Franklin D. Roosevelt y su esposa la recibieron en la Casa Blanca. Más tarde, Eleanor Roosevelt la invitó a recorrer los Estados Unidos relatando sus experiencias. Apareció antes en la Asamblea Internacional de Estudiantes, que tuvo lugar en Washington, D.C., siendo recibida como una heroína. Más tarde asistió a reuniones en el Congreso de Organizaciones Industriales, y realizó apariciones y discursos en Nueva York. 

En Canadá, fue obsequiada con un rifle Winchester con mira óptica, el cual se exhibe hoy en el Museo Central de las Fuerzas Armadas en Moscú. Habiendo alcanzado el rango de Comandante, Pavlichenko nunca regresó al frente, sino que, como instructora, entrenó a cientos de francotiradores soviéticos antes del fin de la guerra. En 1943 recibió la Estrella de Oro de la condecoración de Héroe de la Unión Soviética. Tras la guerra, terminó su formación en la Universidad de Kiev y empezó su carrera como historiadora. Entre 1945 y 1953 fue ayudante del Cuartel General Principal de la Armada Soviética (participando además en numeras conferencias y congresos internacionales). Más tarde, fue miembro activo del Comité Soviético de Veteranos de Guerra.
(fuente: Desde nuestros orígenes)



Las Brujas de la Noche
La ideología de los líderes nazis siempre estuvo salpicada por el esoterismo y la magia, pero si alguna vez tuvieron verdaderos motivos para creer en brujas las responsables fueron las Nachthexen (brujas de la noche). Así llamaban los alemanes a las aviadoras militares del 588º Regimiento de Bombardeo Nocturno de la Unión Soviética.
Marina Raskova
Marina Raskova

El 2 de noviembre de 1938, Polina Osipenko, Valentina Grizodúbovatres y Marina Raskova recibieron la distinción de Heroínas de la Unión Soviética por varios récords en distancia de vuelo; eran las primeras mujeres en recibirla y las únicas antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Marina Raskova, que también había sido la primera mujer instructora en la Academia Aérea, fue personalmente entrevistada por Stalin y le otorgó el grado de Mayor. Cuando Hitler rompió el Pacto de No Agresión con la Unión Soviética, Marina lideró una campaña para que las mujeres también pudiesen luchar contra los alemanes en el aire. En 1941, y gracias a su amistad con Stalin, consiguió su objetivo: se crearon tres Regimientos aéreos compuestos únicamente por mujeres… entre ellos el 588º Regimiento de Bombardeo Nocturno. Este Regimiento estaba compuesto por unas 400 mujeres, entre pilotos y personal de tierra, y tenían una media de edad de 22 años. Cuando Marina se encontró con todas ellas, le asustó que mujeres tan jóvenes pudiesen morir…
¿No tenéis miedo de ir al frente? ¿No sabéis que los alemanes os pueden matar? – preguntó la Mayor
No si les disparamos primero, Mayor Raskova – contestaron al unísono.
Los alemanes avanzaban rápidamente y el aprendizaje que duraba varios años en la Academia Aérea quedó reducido a unos pocos meses… tuvieron que someterse a un duro entrenamiento físico y a un cursillo intensivo en tácticas de combate, pero ninguna de ellas se quejó por ello. Además, los aviones destinados al Regimiento de Bombardeo Nocturno eran los Polikarpov U-2 (Po-2), el biplano más producido en el mundo creado, inicialmente, para prácticas de vuelo y la fumigación de los campos.
Po2
Po-2
El problema de estos aviones es que eran demasiado lentos, obsoletos -fabricados en 1927- y que estaban construidos de madera y lona. Aquellas “escobas voladoras“, sin radio ni paracaídas -decían que preferían morir que caer en manos de los alemanes-, llevaban dos tripulantes (piloto y navegante) y tenían capacidad para dos bombas que, en algunas ocasiones y debido a los obsoletos sistemas de lanzamiento, debían tirar a mano. En principio, no tenían ninguna posibilidad frente a los veloces cazas alemanes pero su maniobrabilidad les permitía realizar bruscos y rápidos virajes que dificultaban enormemente la posibilidad de ser abatidas. Además, su lentitud les permitía volar tan bajo como para hacerlo entre bosques donde los cazas alemanes no podían acceder.
Debido a su escasa capacidad de carga, las brujas de la noche realizaban varias operaciones en la misma noche siguiendo siempre la misma táctica: cuando se acercaban al objetivo paraban sus ruidosos motores y planeaban hasta llegar al objetivo, lanzaban las bombas y volvían a encenderlos para salir de allí.
Nos era simplemente incomprensible que los pilotos soviéticos que nos daban tantos problemas eran…. mujeres. Estas mujeres no le temían a nada. Venían noche tras noche en sus destartalados aviones…
Desde 1941 hasta el final de la guerra, las mujeres de este Regimiento realizaron 23.672 misiones y lanzaron más de 3.000 toneladas de bombas. Hasta 23 “brujas de la noche” fueron condecoradas por la Unión Soviética. La Mayor Raskova falleció en una misión en 1943. Otras aviadoras con nombre propio fueron: Nadya Popova y su tripulante Katya Ryabova llegaron a realizar 18 misiones en una noche; la teniente Irina Sebrova intervino en 1.008 misiones y sobrevivió las dos veces que fue derribada consiguiendo llegar a su base.
Irina Sebrova

Incluso si fuera posible reunir y poner a sus pies todas las flores en la tierra, no constituiría suficiente homenaje a su valor.
Popova y Ryabova
Popova y Ryabova
(fuente Historias de la Historia)


Para saber más:
Francotiradoras (El mundo, Cultural 04/03/2012)  
Heroínas, mujeres soldado de la URSS 
Las Brujas de la Noche ( Fogonazos) 
Los halcones de Stalin ( El Mundo Magazine) 
 

1 comentario:

Eva Macià dijo...

Carai! no tenia ni idea que hi hagués hagut tanta implicació femenina en la II Guerra Mundial... m'he quedat parada, un article súper interessant! un petó!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...