lunes, 25 de abril de 2016

Activismo Gordo: El cuerpo como espacio de disidencia



A raíz de asistir a la ponencia de Irene Bailo durante las Jornadas Feministas en Huesca, descubrí el “activismo gordo”, las gordas empoderadas, Gorda! Zine, a la Cerda Punk, a las disidentes del cuerpo...y no he podido evitar escribir este artículo, con el que pretendo dar a conocer este movimiento para gente como yo, curiosa, feminista y con ganas de saber. Vamos allá!!!

Beth Ditto, cantante de Gossip

Nuestra sociedad rinde culto al cuerpo, al cuerpo delgado, hay que concretar. En todas partes nos venden esa idea, la televisión, las revistas, las tiendas de modas, ¡hasta las farmacias! un cuerpo esbelto es un cuerpo sano, saludable, alegre, optimista, aceptable... una tiranía medida en kilos que quiere someter a todo el mundo. 


Pero en los últimos días he escuchado por dos canales distintos hablar del activismo gordo, a la vez que Zara presenta su nueva colección con unas modelos paupérrimas, de talla, de pelo y de expresión. No deja de ser curioso que nos presenten unas modelos así, que si tu las vieras por la calle pensarías que estan enfermas o son víctimas de algún trastorno alimentario... pero volvamos a la gordura, porque está en pie de guerra y llega para reivindiar su espacio en la sociedad y en el feminismo.


Pero ¿qué es el activismo gordo? ¿de dónde sale? ¿qué tiene que ver con el feminismo?


El activismo gordo se remonta al menos a la década de 1970 cuando un grupo de mujeres de Los Ángeles (Estados Unidos), muchas de las cuales eran lesbianas, formaron The Underground Fat.

El feminismo de The Underground Fat incluía análisis de género y sexualidad, discapacidad y raza, pero su principal foco de interés era el poder del sistema y la acción individual frente a la opresión. Lo personal es lo político.


Introdujeron una perspectiva feminista a la problemática de la gordura a través de investigaciones, publicaciones de manifiestos, promovieron grupos de apoyo. También difundieron su mensaje a través de los medios de comunicación y trabajaron con grupos políticos.


Su principal aportación fue que crearon una forma de entender lo que es ser gordx dentro de las culturas que buscan eliminiar la gordura de la sociedad. Adoptaron estrategias similares al del activismo de la discapacidad, que afirmaba que no es la persona que debe cambiar para adaptarse al mundo, si no que el mundo debería ser capaz de adaptarse a la diferencia. Y lo que es más importante aún, lograron crear nuevos sentidos e incentivaron la resistencia, el orgullo y una identidad gordx basada en valores colectivos.


The Underground Fat ya no existe, pero su influencia es fundamental.

Las redes de lesbianas feministas en los EE.UU. ayudaron a difundir sus ideas. Al principio dentro de los EE.UU., a través de publicaciones y grupos, y después en todo Occidente a través de la cultura de las feministas de la Segunda Ola.
Blog Gorda!zine


Chica Gorda, es un blog que aportó una sensibilidad punk al desarrollo de la comunidad y la contra-cultura gordxs, y utiliza nuevas redes de difusión para hacerlo, en formatos on line e impreso.

En la última década, organizaciones de la cultura DIY queer y feministas, como Ladyfest y Queeruption también apoyaron el activismo gordo a través de talleres y performances.


Parte del problema es que el activismo gordo pocas veces es documentado y suele ser desarrollado por personas que no tienen el privilegio de difundir ideas con facilidad o acceder al mundo académico.

La falta de documentación está cambiando con la aparición de la Fatosphere, una red de blogs activistas, que poco a poco va creando un archivo digital en la que los estudiosos del futuro podrán encontrar material para trabajar. 

Mientras que en el mundo anglosajón llevan casi cuarenta años de activismo gordo, en nuestro pais no contamos un activismo consolidado y feminista que defienda la gordura. Pero cada vez hay más militantes. 


A España llega de la mano de las activistas latinas, entre ellas la página Gorda!zine, un fanzine electrónico, donde encontramos reflexiones de Laura, su autora, y también traducciónes de textos en inglés del fat activism. En esta línea encontramos el video "Manifiesto Gordx", desde Chile, que en poco más de 4 minutos nos expone una serie de ideas que no dejan a nadie indiferente. La Bala Rodriguez y sus performance y fotografias desde México.

La Bala Rodriguez

En Barcelona Lucrecia Masson quien sigue trabajando el tema, aliándolo con la diversidad funcional y temas de raza. Organiza debates, performances y talleres, que han puesto de manifiesto la necesidad de abordar el tema de la gordura como un asunto importante para el feminismo.

Lucrecia Masson


Para saber más:







1 comentario:

Eva Macià dijo...

Visca les gordis! així m'agrada, a reivindicar tot tipus de cossos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...